¿Buscas calidad? Apuesta por la comunicación interna

¿Buscas calidad? Apuesta por la comunicación interna

Cuando las empresas piensan en comunicación, su primer recuerdo suele ir dirigido a los planes de marketing, a las promociones y acciones publicitarias y en todo aquello que quieren transmitir a sus clientes. Hay que irse a empresas de cientos de trabajadores para descubrir planes de comunicación interna. Sin embargo, ésta última adquiere en nuestros días tanta o más relevancia que las acciones de relaciones públicas, si bien la medición de su retorno maneja parámetros totalmente distintos.

Está más que comprobado que una empresa con sus trabajadores entregados a la misión y objetivos de la organización alcanza niveles de productividad mucho más altos. No es lo mismo trabajar para la empresa de otro que para tu propia empresa, sea el trabajador un socio capitalista o no. El sentimiento de pertenencia es hoy en día fundamental, y esta sensación de formar parte de un todo en el que tu trabajo es necesario para la consecución de los objetivos sólo se consigue con una buena política de comunicación interna. 

Ha de ser bidireccional

Las empresas con mejores ratios de servicio acostumbran a tener en la comunicación un aliado estratégico dentro de su organización. Los estándares de calidad aumentan cuando los empleados persiguen los mismos objetivos que la cúpula. Para ellos, se establecen canales con los trabajadores a través de los cuales se les mantiene al tanto de los éxitos y fracasos de la institución. Se explican las metas y se aseguran que los objetivos han sido bien comprendidos por todos. Es más, en muchas de las organizaciones comprometidas con una buena comunicación interna, los propios trabajadores –independientemente del rol que desempeñen-, tienen capacidad de aportar y sus sugerencias son tenidas en cuenta. La comunicación interna permite aumentar el grado de compromiso por parte de sus integrantes así como la cohesión de los valores que forman parte de la cultura de la empresa. Se trata de poner a disposición de los empleados aquella información que puede ser de utilidad para su gestión y favorecer la participación.

Comunicación interna en 5 pasos

  1. Diagnosis: crear un entorno de escucha activa donde podamos dar voz y participación a nuestros públicos internos, incluso antes de fijar los mensajes. De esta manera conoceremos las dudas de nuestros empleados, las lagunas informativas, los motivos por los que se originan los conflictos o las necesidades organizativas que plantean y al tiempo, generaremos confianza entre la plantilla sobre el proceso y propiciaremos sus ganas de participar. 
  2. Definición de los objetivos, mensajes y medios: definición de objetivos, selección de medios, planificación de acciones, temporalización, establecimiento de mecanismos y procedimientos para el seguimiento durante y al final de la implementación. La tecnología y las redes sociales están abriendo nuevas oportunidades también en lo que a la comunicación interna se refiere, pero si no, siempre se puede recurrir a los medios tradicionales como revistas internas, newsletters, tablones de anuncios…
  3. Capacitar al personal de la empresa para transmitirles lo que pretende conseguir el plan
  4. Análisis de resultados: En función de los objetivos planteados, es necesario medir las acciones llevadas a cabo para comprobar, tanto su grado de adecuación como el resultado de las mismas.
  5. Mejora: Como diría William Thompson, “Lo que no se define, no se puede medir y lo que no se mide, no se puede mejorar”, una manera de afrontar los negocios y la propia vida muy basada en la filosofía Kaizen y su metodología de resolución de problemas. 

Por último, aunque no menos importante, es necesario hablar de la imprescindible implicación de la cúpula directiva en cualquier estrategia que suponga abrir los canales de comunicación. Si es cierto que el 60 por ciento de los problemas en la dirección de empresas son el resultado de una mala comunicación entre las líneas intermedias, también es cierto que no se puede esperar que los trabajadores abran sus corazones si la ruptura de las barreras jerárquicas no es efectiva. Para que dos se comuniquen es necesario hablar y también escuchar. 

 

The following two tabs change content below.

Edurne Seco Herran

Periodista, comunicadora, curiosa y siempre aprendiz. También mama, sin duda el mejor proyecto que he emprendido hasta ahora y, atención al detalle, es indefinido y en constante evolución